“Una red de mirada mantiene unido al mundo, no le deja caerse[1]”

Fotos boletín - WEB (3)

Por Alejandra Sánchez Cabezas, Fundadora y Presidenta de Surcos Asociación Civil.

Sin que las percibamos, son las redes de miradas, de cuidado, de reconocimiento, de afecto y de soporte las que nos mantienen vivos. Redes que sostienen y que protegen más allá, y mucho antes, de que llegue la medicina. Surcos Asociación Civil trabaja desde hace 18 años sobre estas redes; las construye, las fortalece y las hace más visibles.

Hasta 1999, y durante muchos años, trabajé muy feliz dentro del consultorio, reverenciando la tecnología y los adelantos que la medicina nos regala desde hace décadas. Desde que me recibí de médica y hasta 1999 fueron años de consultorio. Hasta que comencé a ver con otros ojos el incremento de los niveles de vulnerabilidad social. En los círculos en los que me movía nada parecía cambiar, aunque había signos de deterioro evidente de las condiciones de vida de una gran proporción de la población que estallaron finalmente en el año 2001 como una de las peores crisis que padeció nuestro país.

Seguramente en ese momento un hilo de la red que me sostenía tiró de mí y descorrió alguno de los velos que me ocultaban parte de la realidad. Sentí que, si quería que mis hijos siguieran mirándome a los ojos sin reproche, debía cambiar algo de lo que estaba haciendo.

Tomé la decisión, salí del consultorio y nació Surcos.

Comencé un camino, acompañada por un gran equipo, y que para mí ya no tuvo vuelta atrás. Este camino, que ya lleva 18 años, hizo que mi vida cambiara de intensidad. Si bien hubo algunas situaciones difíciles, primaron la alegría, los logros y el reconocimiento. Por mi parte, desde ese momento la red que me mantiene unida al mundo se hizo cada vez más visible y comencé a percibir más claramente a la cantidad de personas que están unidas a mí, por medio de esa red, de distintas formas.

Trabajar en Surcos, o cerca suyo, hace que recordemos el lugar que ocupamos en esta red, para que no nos distraigamos, para que ocupemos nuestro lugar y nos hagamos responsables de cuidarlo. Porque la calidad de vida de personas que quizás ni conozcamos directamente depende de lo que hagamos, o dejemos de hacer….

Roberto Juarróz en otra de sus obras dice que:
Es el aprendizaje
que después no se resigna
a que todo lo demás,
sobre todo el amor,
no haga lo mismo.

[1] Roberto Juarróz