La violencia de género, una pandemia que creció con la crisis sanitaria.

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el contexto de la pandemia de COVID-19 se incrementaron un 48% las llamadas a la línea de contención y orientación a mujeres víctimas de violencia de género en la Ciudad de Buenos Aires, según datos aportados por el Gobierno de la Ciudad. La situación de confinamiento y proximidad física con el perpetrador incrementa las tensiones a la vez que obstaculiza la posibilidad de acceso de las mujeres en situación de violencia a los recursos para solicitar asistencia en este contexto.

 

En este escenario crítico producto de la pandemia es fundamental promover políticas públicas dirigidas a garantizar la protección de las mujeres, evitar la perpetuación de la problemática y contribuir a su abordaje integral para que puedan comenzar a vivir una vida libre de violencias. En respuesta a esta situación, la Dirección General de la Mujer del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en cogestión con Surcos AC,  decidió impulsar la apertura de un nuevo espacio para ampliar la capacidad de asistencia, contención y resguardo mientras dure la pandemia a mujeres con o sin hijes que se encuentren en situación de violencia. Al respecto, la Ley 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales establece lineamientos para las políticas públicas que apunten a la creación e implementación de servicios integrales de asistencia a las mujeres que padecen violencia que incluyan dispositivos de alojamiento en los casos en que la permanencia en su domicilio o residencia implique una amenaza inminente a su integridad física, psicológica o sexual, o la de su grupo familiar. En esta línea, se inauguró la Unidad Convivencial Juana Azurduy que alojó a 12 mujeres y 25 niñxs. La conformación de un equipo interdisciplinario que brindara un abordaje integral de la violencia de género y del maltrato infanto juvenil fue la primer tarea que se propuso Surcos, considerando la complejidad de la problemática que permite entender la violencia en la multiplicidad de factores socioculturales y familiares. Es por ello que el equipo estuvo conformado por profesionales de diferentes disciplinas de la Psicología, el Derecho y el Trabajo Social y por Operadoras que tenían las funciones de brindar acompañamiento y contención  a las mujeres y sus hijes para evitar situaciones de aislamiento, así como potenciar y facilitar hábitos de convivencia y relaciones sociales.

 

Considerando que lxs hijxs de las mujeres alojadas fueron afectadxs por la violencia, se implementó un dispositivo lúdico y recreativo a cargo de una docente y una recreóloga para que lxs niñxs puedan elaborar y reparar parte de su historia a través del juego, promover encuentros entre pares a través de una interacción asertiva y fortalecer el vínculo entre madres e hijxs.

 

La complejidad de la problemática de la violencia requirió la construcción de redes intra e interinstitucionales que facilitaran el abordaje de cada una de las situaciones y la articulación con los recursos comunitarios para evitar la perpetuación de la violencia.

 

Desde el momento de ingreso de las mujeres a la Unidad Convivencial los objetivos estuvieron orientadas al armado de una estrategia integral que les posibilite la elaboración de un nuevo proyecto de vida libre de violencias, el acceso a Justicia y a políticas públicas que promuevan su inserción laboral y el acercamiento a los recursos comunitarios e institucionales, estableciendo un contexto de atención común, coherente y desvictimizante.

 

Brindar un espacio de pertenencia para que las mujeres puedan recuperar la palabra, para que puedan expresarse, sentirse acompañadas, compartir sus experiencias,  creando lazos de solidaridad y de confianza, saliendo del aislamiento impuesto por el perpetrador,  fueron parte de las estrategias de intervención empleadas para que puedan revertir su estado de indefensión, recuperar su autoestima y construir un nuevo proyecto de vida.

 

Desde Surcos AC creemos que una respuesta integral a la pandemia por COVID 19 requiere la implementación de políticas públicas y de acciones de prevención y asistencia de las violencias de género(s).

 

Por: Alejandra Vázquez

Por: Alejandra Vázquez

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Recibí nuestras novedades