Mitos sobre la Tercera Edad

Fotos boletín - Mitos Tercera Edad

Se estima que en 2050 el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará. Las sociedades se ven afectadas por las características y ritmos del envejecer, ya que cada época construye patrones de envejecimiento y modelos de vejez. ¿Cómo debemos derribar ciertos mitos y prejuicios sobre la tercera edad y construir otras formas más saludables?

Solemos escuchar que al llegar a la vejez se pierde la memoria, que el entusiasmo se apaga, que la capacidad para aprender declina. La televisión bombardea con estereotipos: el viejo bueno, el viejo gagá, el viejo tonto. Las publicidades muestran imágenes tranquilizadoras de adultos mayores saludables, acompañados, buenos abuelos y siempre activos sin preocupación.

Lo que detallamos anteriormente son mitos y prejuicios sobre la vejez. Hay una mirada social que determina cuál es el rol de la persona mayor y esa mirada hoy es prejuiciosa. Este conjunto de prejuicios se llama “viejismo”. Los prejuicios negativos dicen que las personas mayores son todas enfermas y deprimidas. Los positivos, que son todos buenos, sabios, con buen carácter. Y la paradoja es que la vejez es la etapa que mayor cantidad de variaciones de personalidades individuales presenta.

Hay tantas maneras de transitar la tercera edad como adultos mayores hay. Reflexionar sobre esta etapa de la vida sirve para derribar mitos y prejuicios y construir otras miradas y formas de relacionarse. En consecuencia, reflexionar sobre la vejez es reflexionar sobre la vida entendida como una continuidad. Así, una vejez saludable y activa dependerá de una niñez, juventud y adultez también saludables y activas.

Desde Surcos Asociación Civil trabajamos con una perspectiva de envejecimiento activo. Capacitamos a adultos mayores de diferentes localidades del país como líderes comunitarios, promoviendo un rol activo de este grupo etario y fortaleciendo las relaciones intergeneracionales a través de acciones articuladas con jóvenes. El apoyo social y el desempeño de roles significativos en la sociedad reducen el aislamiento y promueven la autoestima y autonomía, que conducen a nuevos proyectos de vida y a una vejez saludable.